viernes, 28 de enero de 2011

Esquirlas



Vagas palabras pueden salir
de alguien que ya no sabe distinguir
entre lo que fue tener espíritu inquieto
y moverse al son de un momento nimio.

Ahora la lentitud ahoga los momentos lapsos,
tiempo en que la cordura parece estar cerca,
y cuando el repentino clamor de tu llamada suena
estallan de golpe las esquirlas de cristales cerrados.

Esta burbuja tránsfuga de cuento erróneo
rompe con la rutina a tu marcha y me envuelve en su odio,
deseando presentarme nuevos caminos de elogios,
nuevas experiencias que tal vez deshojo.

La impostura de esta muñeca de trapo,
la enteriza apariencia segura y decidica
se perjudican de estas gotas de lluvia torrencial
que caen sin aviso, mojando su expresión de enfado.

El collar de la mascota dejas olvidado,
parte de la tierra de tus zapatos mancha el piso,
y los ladridos callados empiezan a retumbar
en un vacio espacio insonoro y sin aparente final.


_Mey_

No hay comentarios: