lunes, 26 de noviembre de 2007

Corto Transito (2ª parte)

Excitación ante lo prohibido
Felicidad desbordante, ilusión acompañante.
Un viaje a quien no sabe donde.
Un destino vedado a tan intrépidos amantes.
Y tan cambiante como la lectura de una carta.
Su escaso dinero es importante
Para una familia numerosa y dependiente.
Sin duda otra prueba de que lo suyo no es lo conveniente.
Su amor vuelve a ser secundario, tal vez terciario.
En tal caso no puede llevarse a cabo tan irresponsablemente.
Es mejor despedirse del viaje para siempre.
Y allí se quedó, con la mirada perdida en lo imposible
Su marcha no se detendría, no esta vez.
El tiempo transcurrió y su afición conservó.
Su ironía mezclada con amor la llevaron al reconocimiento.
Su voz fue escuchada en su lectura una vez más.
Y de oyente tuvo la desdicha de encontrar
Al principal personaje de su éxito mundial.
La historia mejorada de una vida desdichada,
La felicidad arrancada de cuajo y olvidada.
Mas se mantendría con la cabeza bien alta,
Esperaría paciente a que su marcha se produjera
Y que los recuerdos pasados se llevara y no volvieran,
Que su mirada aún enamorada no volviera a mirarle,
Que su "sin ti no puedo vivir" no volviera a brotar de su semblante,
Que la dejara vivir sola y sin amor, contrariando hasta el fin a la gente.