lunes, 20 de junio de 2011

Bolenas


Podriamos ser la misma identidad
oculta tras un velo de diferente color.
La misma piel pero con diferente tacto
erizandosenos igualmente el cuello
al tener el placer de tenerte donde queremos.

Sería posible compartir tu lecho a destiempo
sin que supieras quien realmente se lleva ese aliento
ese verdadero descanso que trasluce desde el papel inicial.
Sería tan fácil imaginar que ella es yo
y yo te permito y anhelo igual.

Pero en el momento de nacer
dos almas gemelas no debieron ser antagónicas,
hasta el punto de condenarse la una a sudar tu cama
y a la otra a odiar en sombras y añorar ser única.

No se hizo el cuchillo de doble filo
No se pudo cerrar la bolsa a dos manos
sin esparcir su contenido.
No puede un reino soportar dos leonas
en el lugar primordial.

Odiar el talento de unas caricias
para motivar perdon o pasión
no ralentiza el afán de separar
dos lazos unidos a sangre y fuego.
Dos caracteres austeros
que no veran sus largos años de paz.



_Mey_