domingo, 22 de febrero de 2009



Incluso el más indefenso animal puede contener fuerza interior y usarla si se ve continuamente acorralado.
Y puesto que el mundo animal no está tan alejado del nuestro, ¿porqué no pensar lo mismo de nosotros?
Es necesario.