domingo, 3 de febrero de 2008

Amnesia caprichosa

En el almanaque dos manos apuntan en tu dirección
Y tú ahí parada sin entender
No das vida a tus manos,
No mueves tus miembros,
No das cuerda a tu mente.
Sigues destilando sufrimiento,
Deshojando margaritas que ya no te pertenecen,
Buscando una solución a algo que no entiendes,
Echando de menos inutilmente,
Deseando cosas que ya conservas, que ya conseguiste,
Creando ilusiones imposibles.
Aparece en tus dedos la palabra "fría"
Y tú extrañada no lo comprendes,
Sigues escribiendo por y para tu pena,
Deseando que el ambiente acompañe
Y para sentirte así con razón, llueva.
Creando un mundo triste que te rodee
Y a la vez querer endulzar tu vida.
Dejaste, pues, de ser fiel al azúcar
Queriendo descubrir algo más exótico.
Deja de dar alimento a un sufrimiento innecesario,
Tu capricho ya lo tienes aunque hoy te hayas aburrido.
Recapacita antes de que lo ansiado pierdas sin remedio.
Aunque dudes, al igual que el tiempo, la felicidad está en tus manos.