viernes, 9 de noviembre de 2012

Inutilidad vegetal

No dejes que nadie enlate tus sueños...
Ni aunque el mayor culpable seas tu mismo.

No malgastes el tiempo envidiando
cuando olvidaste la sensación reconocida,
reanimada cada minuto y deseosa de crecer.

Toma facetas para probar riqueza,
pero no consientas en llegar a brillar en cada cristal.
Pues queriendo ser un color neutro,
pierdes tu cualidad propia bajo trazas de inseguridad.

El quehacer vuelve a ser gusto
por el que recuperar la pasión perdida.
Inmensa tras descubrir acordes bien tonificados
Que se amoldan a los iconos que añoras tanto.

Reparo y añoranza no casan en la misma tinta,
avanzar y retroceder no hace más que hundir
un camino trillado en el que se hace dificil salir.
Abre los ojos a tiempo renovado y susurros positivos.

Sin aislar por la noche lo que ansías con luz diurna,
sin matar ni forzar,
sin caer en la inutilidad vegetal.





_Mey_