miércoles, 20 de mayo de 2009

Mundo incontaminado

Precisamente eso es lo que buscaba dicho artista en sus cuadros. Estamos hablando de Franz Marc, del expresionismo del Jinete Azul, un grupo de artistas en el que el que llevaba la voz cantante era Kandinsky. Pero como siempre, a mí me suelen gustar los secundones del arte, así que os quise traer la obra de este autor no menos sobresaliente pero por desgracia poco conocido.
Juega con el simbolismo del color en sus obras, el motivo de que sea irreal. En este caso, azul es igual a masculinidad.

Es visible que va cambiando en sus obras, apareciendo cuadrados de colores que como una malla se colocan delante de lo que nos muestra.
El amarillo, para el suele ser lo pasivo, elemento femenino, dejando al rojo la carga carnal o de la tierra, la fuerza y energía.

Todos estos paisajes de nos antojan un poco fantasiosos. Pero es normal viniendo de un grupo de artistas que se centra en el mundo interior para evadirse de un periodo a punto de estallar en una Guerra Mundial (1914).
La fuerza va sustituyendo a las formas reconocibles, pero a veces la imaginacion puede seguir percibiendo bestias, esta vez en combate.
Al ser expresionista se toma la libertad de poder deformar las formas corpóreas o del entorno para contarnos lo que tiene en mente.
Un elemento llamativo es que usualmente no suelen aparecer personar por ser seres contaminados por la sociedad que les castra y domina. En este caso tal vez fueran seres primigenios o personas con dichos deseos.
Desemboca en una abstracción extrema, pero siempre con sus colores intensos característicos.
/Espero que esta pequeña reseña haya interesado, intente hacerla lo más amena posible.
_Mey_