sábado, 19 de enero de 2008

Naturaleza no muerta

Por cada lágrima que derramaste
Cuatro perlas te entregaré
Para que adornes tu faz
Y como antes vuelva a florecer.
Por cada espina clavada
Diez besos te dare
Para curar cada herida
Que fuera o dentro pueda tener tu ser.
Por cada mal recuerdo vivido
Mil caricias te regalare
Para compensar por quien te ha escupido
Y el dolor acabe por perecer.
Mi ninfa del bosque, no vuelvas a huir
La tristeza con el miedo no haya fin
Retira la máscara y deja descubrir
Esos bellos ojos que un día vi sonreir.
Por cada sueño roto
Dos sorpresas te daré
Para que vuelvas a querer vivir
Sonreir y disfrutar sin querer fin.
Por cada herida recibida
Diez poemas te dedicare
Con diez rosas negras en compañía
Para que te sientas mas que antaño querida.
Por eso, mi ninfa del río
No te vuelvas a hundir
Tan sólo límpiate de penas y miedos
Sal a la superficie que ahora es el momento.
La sangre ya no manchará tus heridas
Las lágrimas no mojan tus ojos,
Empañados por una imagen ya perdida
Desearan al fin ver amanecer nuevos días.