lunes, 31 de agosto de 2009

Indefinible


Pertenezco a esa raza incorregible
Que se juzga por sonreir demasiado,
Que crece al lado de un sueño derrochado
Y se envalentona arma en mano.

Me acurruco entre amaneceres
Y derramo lágrimas azarosas
Que limpian la impureza de mi alma,
Desgastando la sonrisa de tus amores.

Conozco esos semblantes distraídos
Y me pregunto: cual será el elegido,
Mientras escucho el gemido
De alguna alma lejana y encendida.

Soy de las que sufren demasiado
A ras de suelo y a contrabando,
Mientras sonrío o acaricio
La piel que se reserva a clamor ajeno.

Mas como pez olvidadizo
Retiro la vista ausente al cielo,
Deseando lo que no pensé,
Respirando entre tus desconsuelos.




_Mey_