martes, 29 de enero de 2008

Ojala...

Podrido, todo en mí esta podrido
Desde un tiempo indefinido
Por varias causas sin sentido
Desgarrando este ser que solo quiere silencio.
Malditos celos que me carcomen
Maldita envidia que por todo siento
Creyendo que se puede ignorar
Y hace más daño de lo que pienso.
¿Por qué todo me importa tanto?
¿Quién puso en mí esta cabeza en exceso pensante?
Harta de tantos pensamientos faltos de fechas
De antes y ahora, es igual, hieren de igual manera.
¿Por qué mi otro yo es tan sumamente egoísta?
¿Acaso quiere conseguir lo que yo tanto evito?
¿Llamar la atención siendo el centro del mundo?
Estoy harta de que ese ser secundario
Quiera ser más de una persona y ninguna en concreto
Que me joda la existencia en que feliz vivo
Y me haga ser una persona más amargada aún
Que no para de escribir paranoias y miedos
Miedos más que nada a la nada
Pues al fin y al cabo no hay nada
Tal vez ciega y sorda todo fuera distinto…
Y si aún así me sucediera el odio que por mí siento
Como desearía cortar y arrancarlo todo de raíz
Ojala fuera todo tan fácil como eso…