viernes, 5 de septiembre de 2008

Libertad dependiente


El odio a la dependencia para ser feliz es lo que me mueve a escribir
Lo que callo y remito a ese falso signo de belleza y júbilo.
Pasa y pasa otra vez
Y al desprenderte de el vuelves a ser la sombra inerte,
La oscuridad que se esconde tras la carne,
La carne que se esconde tras la cara
De esa niña caprichosa que decidió dejarse tatuar
Y volar a lomos de la dicha a cuentagotas
Y pasar por sufrir efectos secundarios de deseos no formulados.