sábado, 16 de febrero de 2008

Esperando la caída de la esperanza

Desde ese día bajo la luz de las estrellas,
Desde esa noche tan inolvidable y efímera
El aspecto de mi persona fue mutando
Para acabar pareciéndose a la de un triste espectro,
Que surca las noches, silencioso.
Esperando una señal, esperando un momento,
Esperando incansable la llegara de un lucero que le haga eterno.
Tu promesa fue sincera pero casi imposible,
Lo supe desde el momento que te vi partir,
Malgastaría mi vida esperando un regreso tardío,
Perdería la existencia anhelando un futuro impredecible.
Mis días se acababan, mi edad terminaba,
No llegaban noticias de la batalla acaecida en el este
Y mi seguridad decaía, tan frágil cual flor silvestre.
Mas sabiendo mi tan triste elegido destino
Me hundí entre el lodo de mi conciencia,
Me perdí en una espera eterna,
Hasta desvanecerse la esperanza
Y ya estar exhausta mi esencia
Para anhelar la llegada del calor
De unos besos que jamás debí haber regalado.