sábado, 28 de febrero de 2009

Entre sonidos discordes

No sé si será ese abismo de insociabilidad el que me hace odiarte.
Desconozco si alguna vez has ahondado en los lagos de tu ajena compañía,
Pero otorgar montañas de sal electrizante no es la cura
Para tapar charcos de futura simiente podrida
Que tal vez nunca lleguen a originarse.

No sé si en tu pasado sufriste la agonía de ser sombra resignada.
Dudo que hayas pasado noches en vela rezongando de pura impaciencia:
Considerando agua huidiza que se lleva tus años,
Bailando al sonido estridente de tus miedos y reclamos.

La dificultad de concebir normalidad y lucidez en mi mente abierta
Encuentra escombros y brumas cada vez que se adentra
En la supuesta veracidad de tus palabras y “consejos”,
En los supuestos permisos para un viaje más seguro y duradero.

Pero no sé si será ese abuso de maquina fotocopiadora
Lo que hace que despida a esas centellas que fueron mis ojos,
Acogiendo pasiva al terremoto que me patina en la conciencia
Y agachando el gesto hasta que la música se apague.

_Mey_