viernes, 8 de diciembre de 2006

Mi estrella cercana y lejana


Que sera de mí sin tí
Que sera de mí sin tu risa
Sin tu cariño
Sin tus te quieros
Sin tus bromas
Sin tus abrazos.

Mi estrella, que será de mí sin tu luz
Como sabre por donde ir si tú no estás aquí.
Siempre fuiste mi guía, mi sol, mi luna, mi camino a seguir.
Ahora estás lejos pero estás ahí
Pero ¿que será de mí cuando te vayas lejos?

¿Mi alma vagara sola y sin rumbo?
¿Mi corazón latirá más despacio por falta de amor?
¿Mis sentidos se atrofiaran por no poder oírte, verte o sentirte?
No lo sé, mi luz, no se lo que pasará
Sólo deseo que pase mucho hasta que el día llegue.

Que no corra el tiempo en mi contra
Que no te aparte de mí tan pronto, no ahora
Que no me quite la alegría que me queda
Que no se lleve a mi mas antigua compañera
Que no me arrebate su risa
Que no me arrebate el aire
Que no me robe la cordura

Por seguro tengo que tu partida dejará lágrimas
Pues al imaginar lo que vendra ya aflorecen a mis ojos
Esos ojos que desde que te vieron no pararon de soñar, de reir, de desear.
Esos ojos que lágrimas han derramado por perderte de vista varias veces.

Pero no quiero ser egoísta.
Sé que hay cosas que tienen preferencia.
Y tampoco quiero que unas palabras te aten.
Solo expresar lo que mis sentidos sienten.

Estas traicioneras palabras se vuelven en mi contra
Sé y sabes que no siempre he sido feliz
Mi maldita cabeza se olvida de que estás ahí.
Por eso, perdona a esta niña tonta por ser así.
Sobre todo, perdona por hacerte sufrir
Mi estrella, sé feliz y lo seré.
Pero no me olvides, tan sólo sigue siendo así