domingo, 27 de julio de 2008

En punto muerto

Cuando la inmensidad te devuelve el silencio
Cuando el aire se torna manso a tu alrededor
Para no estropear o pasar desapercibido
A una sombra que antaño bailaba con él.
Cuando la soledad en un cuarto oscuro lo es todo
Cuando comer con la compañía de una mascota
Mientras miras escenas de una existencia mejor
Se convierte en lo más emocionante de una noche.
Cuando paseas para contribuir con la humanidad
Y te pellizca la gratis gratitud de una acción correcta
Y vuelves a esa boca de lobo que es tu casa.
Te arropas y cierras los ojos a los días negros.
Sabes, tu sombra es lo único que queda
Tus palabras cobran vida en tus dedos
Hasta un nuevo día en que se cambien las tornas.
Hasta otro día en que cobre vida tu simple esencia.
Sabes, no es todo tan fácil
Admitir que no eres nada, frágil
Habiendo probado una droga que no te sale rentable
Habiendo fumado tu ser y tu tiempo en grades dosis
Admitir que es casi imposible vivir sin ello.
La sombra en tu cama lo dice todo
Tus ojos acuosos lloran más que hablan
Y tu boca se abandona al silencio intermitente
Entre ruidos monocordes y risas desganadas.
Entre días vacíos que dicen más de ti que nada.
Sabes, no estas hecha para esto de la falta
Pero fingir se convierte en un juego de supervivencia
Ante la voz de un amo que se interesa por tus días
Sólo cuando de el brazo a torcer y muestre humanidad
Será cuando tu muestres lo humana que fuiste en totalidad.
Y todo volverá al punto de retorno
Para dejarte a ti en punto muerto.