domingo, 27 de abril de 2008

La nigromante

"¿Y si jugamos a amarnos?"
"Silenciosamente traicionera te abrire en canal sin percatarte
Te arrebataré todo fruto maduro y te dejaré desechos
Limpiaré mi ser con el sudor de tus gemidos lastimeros
Y suspiraré al llegar al sumun de lo que consideras tu juego."
Un cazador que hasta el final no sabe que fue cazado
Una presa que supuso ser el primer y unico atacante
Y acaba con el amargor de una realidad que deboró al juego.
El morbo de una experiencia pecaminosa y placentera
La seguridad de llevar la mano dominante
La capacidad de controlar y hacer sufrir al atacante.
"Hoy transportaré mi armadura de dolores pasados
Y caminare con la muerte de un ser que mató toda esperanza.
Hoy daré fin a una existencia con el placer de un sabroso bocado
Y hundiré mi humillación en los pozos de la lujuria y la venganza."