jueves, 19 de julio de 2012

"Suerte"

La Suerte está ahí, solo hay que cogerla.
Y ese día se dispuso a salir sin más, sin pensar el destino ni replantearse el motivo. Envuelta en una imagen independiente y segura, una burbuja que para un buen futuro debía llevar consigo y acostumbrarse a su compañía.

Atrás quedó el periodo rebelde y triste que ya no se creía nadie. Había captado a una persona cautivada de una figura atractiva, de esa imagen desenfadada que dejan ver las que visten así. Casi parecía imposible pensar en las décadas pasadas en las que se sentía como una cualquiera por llevar una falda corta de mercadillo cutre. Lo hacía por alguien, no tuvo que ir a ningún show a que le peinasen y vistiesen como una barbie, podía encontrar su propia forma sin parecer irreal, adaptarse al cambio con las pautas que ella misma se iba imponiendo, la forma de ser acompañaría al resto.

 La figura ya no era la misma, inversamente proporcional a su convicción. Lo que hace depender de alguien, lo que te aporta el cariño sincero de alguien a veces te da alas para creer que puedes con todo, hasta que te das cuenta de que sigues bajo la sombra de alguien, de lo que esperan de tí, sin centrarte en nada concreto. Y con miles de opciones mezcladas pasas el día libre pensando qué hacer hasta que acabas perdiendo el tiempo lamentandote mientras intentas dejar de pensar en cómo arreglarlo. Sinceramente sabes, no eres esa gran mujer que se esconde detrás de ese gran hombre, ni siquiera eso.

Por ello ese impulso repentino, activando el pasado y dándole un nuevo aspecto, con el justo aprecio, con el máximo apremio a ampliar los horizontes personales, a separar su sombra propia de esa persona a la que se aferra. <>: estos pensamientos espera que le ayuden en su marcha mientras con la mirada perdida y el paso firme se dirige a una nueva reunión. Deja atrás los despojos de un introvertismo inútil y haciéndose valer por lo que ha hecho, sin importarle ser aún desconocida, se enfrenta al paso más difícil de su realidad. Ser alguien, con su personalidad, sus gustos y su arte despertado. Cultivar su mente y su cuerpo será algo paralelo si quiere sentirse cada vez más completa, digna de ella ante todo.



_Mey_