jueves, 12 de noviembre de 2009

Lentamente...


En ocasiones de piedra...
Otras eres gelatina
Sintiendo por ti y en demasía
Sin cobro ni reparo
En que eres objeto de deseo escondido
Tal vez de miles de mentes fragmentadas.

El deseo y el triunfo,
El morbo y la picardía
Se esconden de diferentes maneras
Y tan profundas que ni las mentes vivaces
Pueden calcular su paradero exacto.
Esa señal perdida permanece latente,
Mientras paseas ajeno a sus garras
Y saltas y bailas entre sus fauces,
Regalando besos y te quieros apresurados
En el instante en que se disipan.

Gelatina corpórea de piedra marmórea
Te absorven entre sus dientes
Te limpian con sus lágrimas
Y se mantienen alertas o despiertas.

El examen crítico sobrepasa tu vista
El requisito lo otorgas sin proponerlo
Lo proximo será aire comprimido en sus corazones
O una muerte lenta por deshidratación de lágrimas interiores.



_Mey_

1 comentario:

jose dijo...

realmente muy , pero muy bueno

saludos