sábado, 10 de diciembre de 2016

Magia destapada

¿En qué consiste una decepción?
¿Cómo puedes mostrar algún gusto por algo que no conoces?
¿Deberiamos seguir confiando en nuestros sentidos una vez más
Una vez nos han llevado a error tantas veces?

Y sin embargo de cada 10 intentos, llegas a 1 acierto.
Y de cada fracaso aprendes a valorar un conjunto antes oculto
Porque aunque esa violencia desatada ante una mísera verdad
Una magia que pierde su encanto y se disfraza de cruda realidad
Destapa por otro lado una humanidad que te arropa
Personas que tampoco conoces al 100%
Pero que confías sin dudar, que se presentan como tu nueva familia
Y eso realza los sentidos por encima de un pasajero mal sabor de boca.

Mañana habrá otra oportunidad para la caza
Y seguirás siendo tú misma
Porque forzar lo que no pertenece a tu forma ser
Es de nuevo traicionarte a ti misma
Quizá no debiera haber sido
Tal vez un salvoconducto interno
"Espera y verás algo mejor".
Sino siempre puedes ensuciarte como una cualquiera
Y sentirte como años atrás en los que a pesar de todo
No quisiste ser parte de un grupo que se traiciona cada día
Buscando calor por horas y soledad el resto de la semana
Quizá incluso malos comentarios derivados.

Baila de nuevo mañana, disfruta del momento
Poniendo tus límites con los que te sientas cómoda.
Juega a tu juego, no al que esperan que juegues.
Experimenta a tu ritmo, y riéte luego de lo que pudo haber sido.
Comidilla o no, sonríe a pesar de todo.
Porque todo eso te lo lavas cada nuevo día.

Por eso baila de nuevo, sin remordimientos.
Y deja los pensamientos irse con las notas musicales.
Abraza el verdadero amor que nadie valora
Y ríete de los pobres mortales que perdieron su oportunidad
Por ser simples animales llevados por sus instintos básicos.

La magia deja paso al truco.




_Mey_





Escuchando: "Million reasons", Lady Gaga.

jueves, 13 de octubre de 2016

Conversaciones antes del alba

¿Qué es el amor? ¿Cuándo llega? ¿Cuándo es el definitivo?

...


Para quien me quiera escuchar:

Esperando paciente pero sin dejar de inquietarse
Con fondos adulterados por películas poco realistas
Debatiéndose entre la adolescencia y la madurez
Y haciendo planes pero esperando ser acompañados.

¿Estamos hechos para algo en este punto intermedio?
¿Supone una cadena sentar la cabeza y esperar recoger frutos?
¿Podemos sentir más allá de un capricho una vez lo hemos dado todo?
Soñadores que perdieron parte de la magia al crecer.
Peter Pan se descubrió esperando a una Wendy que ya encontró otro hogar.
Y quizá desde fuera parezca feliz y agradecida, plena.
Pero por otro lado nunca él sabrá que ella reflejó todo lo que perdió
En los brazos de alguien cercano que podría suplirlos a baja escala.

Nuestros caminos ambiciosos y enérgicos van dificilmente acompañados
De ese momento mágico en el que todo se detiene para revertirse.
Pero es vendido al por mayor que a pesar de todo, puede darse la situación.
Y que cuando esa persona deje de mirar su pantalla oscura, te vea de verdad.
Pero ahora está demasiado ocupada pensando que no es su momento,
Que tal vez en unos años le pida al camarero una ración de amor para llevar.
Pero tal vez llegue tarde al descubrimiento de que tal vez ese momento especial pasó,
Que tal vez ahora encuentre otra persona, en otro lugar y momento, si lo busca de verdad.

Reciclarse y creer lo justo en el celuloide. Quitarse los prejuicios y abrir la mente.
Todos los gurús malinformados nos dejarán vivir ansiosos por algo distorsionado.
Y la tecnología traicionera mezclada con una sociedad victima del consumismo
Nos hará darnos cuenta de que estamos solos e insaciables para encontrar lo que no sabemos qué.
Mientras nos lameremos las heridas comparándonos con el perfil ajeno.





_Mey_




Reflexionando gracias a Before Sunset.
Debates de café / noches de reflexiones.

martes, 20 de septiembre de 2016

Everyone has whatever deserves

Apúñalame otra vez justo donde más duele
Que aún me quedan pedazos de carne latiendo.
Llora mientras esperas que ello borre el pasado
Que seguiré viviendo en un presente sin pasado ni futuro.

Te daré mi vida entera mientras espero que el resto entienda
Que sólo puedo esperar ser mal-comprendida-tratada por una persona
Que sé que no puede ser quien creí que era
Pues esa proyección vive apenas empañada por excusas.

Pero voy a vivir con este tapón en mis oídos
Se existe tan bien sin escuchar más verdad que la que pinto...
El tiempo me ha dejado llevar como hoja al viento
Y ahora que no queda nada seguiré buscando la manera
Autoconvenciéndome de que avanzo a pasos gigantes
Hasta que el día que me convierta en único muro
Vuelva a mis lamentos mientras me lamo las heridas.
Porque no hay nada mejor que el autoconvencimiento
De que buena persona soy si miro por el bien ajenao a costa de mí misma.


_Mey_

20.9.16

domingo, 24 de abril de 2016

Curves



Curvas sinuosas, laberintos interminables que se entremezclan en la oscuridad, levemente salvada por el tenue resplandor de una farola lejana.

Últimas palabras antes de la despedida, pero resultan de ellas un impulso más primario de buscar el calor ajeno, de hacerlo crecer hasta crear uno nuevo, mucho más dulce y maleable. Y ya no queda momento para los silencios incómodos, ni rastro de las miradas furtivas, todo eso quedó atrás en el momento que los ojos fueron cerrados para internarse en el universo de colores y sensaciones. Como dos ciegos buscando un nuevo brillo interno, dejando a la piel sentir con cada caricia y cada vello, pequeños filamentos sensibles a modo de diminutas antenas, anhelantes, impacientes, expectantes.
Y las masas se entremezclan en ambigüedades: frío y duro acero, caliente y blanda carne. Pero incluso ahora se ocupan o preocupan de seguir el fluir de sus líneas aerodinámicas. Torsiones que parecían imposibles, siendo ahora como un lazo alrededor de la máquina. Un marco perfecto para un paisaje nocturno que llega a su fin.

No se sabría distinguir quién es la presa, quien el opresor, puesto que la unión se zanjó hace tiempo como para recordar quien fue el artífice. Pero quien pudiera espiar por una rendija podría ver que semejante forma sinuosa moldea a la otra, agarrándola por las extremidades superiores, atándola a un abrazo que parece eterno, dejándola a su merced mientras fusiona su cuerpo cada vez más cálido, casi en ebullición contra el contrario. Y mientras las mitades inferiores de dichos cuerpos se acostumbran a moverse a un mismo ritmo, casi ritual, como el batir de las olas que preceden a una tempestad, en el piso superior se prueban los sabores de la miel con cierto toque picante. 

Y la avidez se hace la dueña del momento, y el hambre llama a la puerta de ambos, que comienzan a tomar a tiempos el cuello del otro, mientras las manos desatadas buscan explorar tímidamente nuevos horizontes, túmulos cada vez más erizados y anhelantes. Leves gemidos empiezan a emerger de las profundidades de las gargantas, y las manos acompañan cada toma de aire con una invitación para palpar dentro de las vestiduras,  primero dulcemente, y luego acompañando el ardor del hambriento, prestas a reclamar lo que es suyo. Y la rapidez se va haciendo dueña de la situación, y las piernas de pronto se vuelven casi un impedimento para dos mitades con hambre de conexión, obedeciendo el ritmo de un motor que va acelerando con cada mordisco, con cada gemido a medias contenido, con cada apretón de senos cada vez más duros e impacientes. Y el vapor se vuelve niebla en derredor de ambos, y las miradas se cruzan por un momento pidiendo sin palabras la concesión indispensable para llamar a las puertas de esas tierras inhóspitas. “Give me more”. Y la música en sus oídos fue el gemir acelerado de sus cuerpos entremezclados.





 _Mey_

domingo, 21 de febrero de 2016

Humo y máscaras

No hay sitio hoy para rimas porque la cruda realidad no siempre puede ser embellecida.
Y hoy es uno es de esos días agridulces en los que siento el vacío certero de la estupidez humada:
 
Huyendo de la soledad nos encontramos, para ir separándonos ante el primer atisbo de defecto,
Y de esta forma el círculo se acorta, cada vez más, y volvemos al retorno que se creyó atrás.

Y las puñaladas se hacen presentes, mientras las palabras de ayuda y consejo se esconden para evitar mayores daños... disculpa que dude. Desde años atrás he visto como por competencia se pisaban los unos a los otros. ¿Amistad para qué? Total, somos personas que coincidimos en un lugar nuevo y aunque en otro ámbito no conectaríamos, aquí lo hacemos por evitar la soledad, mientras con la otra mano manejamos las cosas para "ayudar", arrebatando lo que una persona nueva quiso. 

Cada uno escribe su historia sólo, esa es la pura verdad. Y quien se ofrezca a ayudarte para luego dejarte en la estacada con la maleta en la calle, duda. Y si lo hace más de una vez, duda otra vez.
Pero la imbecilidad humana es genética, y algunos volvemos a caer en las mismas trampas.

Y volvemos a guiarnos por el código de "todo va bien" mientras rrumiamos pensándo para nosotros que lo mejor es dejar todo claro, pero no todo el mundo actúa así. Y versiones siempre serán dos, y perdedor solo habrá uno.

Acabaremos de nuevo por aceptar que nadie nos entiende, y que tal vez sea mejor buscar en otro lugar y empezar de cero, ya que aquí no encajamos o nos asquea lo encontrado.

No somos más que desconocidas que juegan a estar unidas ante la soledad mientras sueltas espumarajos por la boca acerca de alguien a quien antes guiaron y crearon planes para todo. Pan para ayer, hambre para hoy. No desearé el mal a nadie, aunque ellos lo hagan, y prefiero ser "muy buena" a ser una mutable de dudosa confianza.

Dicho esto, tengan ustedes bonita estancia, que aún resta.

miércoles, 27 de enero de 2016

Shadows' Moonlight

El negro anochecer mostraba levemente
un suave y tenue movimiento
Y los cuerpos fluctuaron como hondas en el río
Cortadas sus siluetas por los rayos lunares
de la húmeda madrugada.

Las palabras ya no eran necesarias,
puesto que todo había sido desvelado.
El destino había jugado ya sus cartas
Y las manos fueron desperdiciadas en el momento de ser elegidas.
El principio y el fin no fue tan desigual como esperado.

Mas la luna volvió a ser cómplice muchas veces más
de unos instintos descorazonados,
De una piel pugnando por no rememorar
hachazos profundos y supurantes,
De una carne que dejó de ser única
en el momento en que vendió su sombra a los sueños.

Y el miedo se hizo persona y nombre,
y la desconfianza avanzó a destape por el dormitorio,
Desgarrando la leve cordura restante
de un corazón henchido de incertidumbre.



_Mey_

 3/1/16

Silence


Ella calló con mucho que guardar
Él habló sin mucho que decir
Y así continuó esta irónica historia.

Asesinato en tres pasos,
Transformación en la última casilla
Mas no queda a veces por lo que luchar que una misma
Si no se muestra ni leve interés verdadero a largo plazo.

Si moverse al son de las olas del mar es la solución
Las manecillas acabarán por romper el compás solitario
Y las lágrimas serán el único recurso repetido
Deja vu cada vez más negro y tupido.








_Mey_

3/1/16