miércoles, 26 de febrero de 2014

La Guarida del Miedo

"Bad thoughts", de Chiara Bautista

Despojado de la mayoría de tus notas musicales,
Arrancado de cuajo el gusto por visualizar cine
En otros tiempos hobby parejo a mí.
Te refugias en la carne melancólica y rancia de tu niñez
Mientras te resistes a ablandarte para no encontrarme.

Domino tu lado sensitivo
Aquél al que no quieres mirar
Por miedo a caer en el error de cálculo,
Por orgullo a constatar que no estuviste acertado.

Anegado en recuerdos que rodean tu vivencia
En busca y captura de gustos nunca reparados
Sin rastro de conquista por mi parte
Sin huellas de civilización y fuera de término.
Incapaz de salir de tu cubículo de distracciones.

He creado un rincón en tu mente
Para que dudes cada vez que piensas
No me das alas para no arrasarte,
Firme en tu auto-impuesta barricada.

Desesperado por encontrar otras influencias
Que emborronen mi presencia innata en lo que tocas.
Abogando por gustos similares en parte proporcional
Que te salven de este ahogamiento continuo
En el que evitas sumirte para poder olvidar.

Egoístamente adoptas la postura
De tomar el camino fácil y planchado,
De conseguir como siempre tu capricho
Que este niño único obtuvo por condición.

El orgullo será tu verdugo,
La inmadurez tu soga al cuello,
La irascibilidad tus cadenas irrompibles,
Y tu carácter tu cárcel de eterna soledad.

Artista: Glenn Arthur


_Mey_

viernes, 21 de febrero de 2014

Gafas de colores

Puedo escribirme mil cartas de amor, puedo ponerme tierna y decir que no soy lo bastante empalagosa externamente para compararme con todo lo que siento en mi interior, por más que ingiera dulzura y sabor.

Puedo ponerte mil millones de canciones que expresen lo que actualmente siento, como si hablasen sin necesidad de abrirme la boca. Tan sólo con mirarte podría explotar de emociones y anhelos que sin reparar en ellos han ido arraigando profundamente, creando su propia vida e ideando futuros proyectos.

Podría invertir todos mis esfuerzos y ahorros en llevarte a todos los lugares que vieron nacer nuestro viaje conjunto, en crear nuevos momentos felices, dándome la oportunidad de re-inventarme. Si me dejas.

Una y mil oportunidades de actualizarnos, de mejorar lo presente, cada uno con nuestro espacio. De volver a sonreír sin miedo al pasado o al futuro aciago. Sin molestias de obstáculos que puedan quemarnos a su paso. Dejando nuestro rastro a un lado para fundirnos en un verdadero abrazo.

Puedo luchar contra mí misma, podemos competir contra el miedo a destruirnos, podemos combatir el pesimismo y seguir el camino trazado una vez más. Con nuevos zapatos, con nuevo sombrero y gafas de colores.

Dame la mano de nuevo y patinemos hacia lo desconocido. Que el hielo no nos puede quemar si seguimos sintiendo puro fuego.





Inspiración: "A la orilla de la chimenea", de Joaquín Sabina.


_Mey_

domingo, 9 de febrero de 2014

Los sueños son para los ilusos



Opiniones externas, afirmaciones que molestan, que niegan tu individualidad a cada movimiento, que te supeditan a una sombra que creen te va moviendo cuan marioneta inmersa en una nube de dulzura a ratos y gestos atrayentes.

Sabes que no es como otras veces, crees que es como debe ser, hasta que reparas en comparaciones, en detalles ya no exclusivos. En planes para todos y todas excepto para ambos.

Pero hay negación, tiene que haberla ante cualquier gesto que lo desmienta. Es tan difícil decantarse por un punto de vista concreto al tenerlos tan dispersos que te conviertes en el mensajero del diablo, albergando odios y rencores encontrados, mecida al viento como una hoja marchita y obviando el presente entre lágrimas de miedo.

Respeto no, no temas decirlo: MIEDO. No sabes de donde ha nacido, quien lo ha originado, y que sepan darle motivos le da alas. Que te supedites por él le da alas a lo desconocido, al "quizás", a las mil y una cosas que ahora deseas que no hubieran pasado. Llegas a plantearte si te has dejado moldear o has sido tú la que quería ser diferente, no sabes si por ti misma. Todo empezó siendo extraño. Nada que perder, nada que temer, una seguridad que se fue minando en altibajos. Y ahora que parece todo estar perfecto salen de nuevo conclusiones externas que destruyen tu castillo de naipes. ¿No lo quieres ver o no lo puedes ver? ¿No existe o no quieres creer?

Y así sucesivamente se llega a un rincón sin salida en el que por miedo a la inmersión sales de la habitación rápidamente. Esa sala de recónditos pensamientos en los que nunca quisiste navegar. Siempre dejaste el conocerte para otro momento, la vida era demasiado rápida. Y ahora que intuyes cómo eres, no te crees capaz de cambiarlo. Ya lo hiciste una vez, sin resorte. ¿Diferencia? Puede que esta vez sí haya algo que perder. Algo a lo que se le ha otorgado tanto valor y admiración que si fuese robado podría ser la ruina para esta burguesa amante del buen vivir. Soportando hasta cierto punto los desaires por un buen momento al final. Esperando que llegue mientras te adornas para ese fin.

Soñando sin querer soñar. "No lo gafes". Mirando más allá sin deber mirar. "No es bueno hacer planes". Y todo lo que no se debe mostrar se dedica al desaire, al júbilo de compañías nuevas. Ni siquiera en ese momento puedes mover ficha, tal vez estés equivocada y seas injusta. Moldeada a tu imagen y semejanza para ser una más de ese montón que espera su turno para hacer el papel de amiga.

No sería lo mismo con más contrincantes en este baile de máscaras.





_Mey_


Inspiración: "El Gran Gatsby"